El Tour del Cafe en Coatepec.

0
Una de las bebidas que mas nos gusta es sin duda el Café…ese que tomamos por la mañana para terminar de despertar, para la cruda, para las reuniones o simplemente para platicar con los amigos y familiares. 
Cuando me enteré el año pasado de que había un Tour en la zona de Coatepec exclusivamente para el Café, lo primero que pensé es: esta en mi estado, yo quiero ir. En Diciembre pasado fui a conocer un poco de la finca cuando recibí invitación por el corte del listón e inauguración oficial del citado recorrido, y que por tiempo fue imposible realizarlo.
Así que después de 6 meses de aquella primera visita, al fin pude darme una escapada y poder hacer por fin el tour por la finca. La finca de Don Silvano se encuentra a unos 15 minutos del centro de Coatepec y es muy fácil de llegar. Llegamos a la cita prometida y Tania Bonilla, directora de Tour del Café nos recibía amablemente y abría las puertas de la finca para ofrecernos una taza de café. Después de algún intercambio de palabras nos dispusimos a empezar a hacer 1 de los 10 paquetes de recorrido que tiene el Tour, el “Básico Express”, el cual inicia con algo de la historia del café y de la finca que algún día fue de su abuelo y que la tradición cafetera ha pasado de generación en generación. 

Nos ilustra las variedades que se producen en la zona, “Robusta y Arábica”, la primera con un contenido de cafeína mas alto y la segunda mas suave, y esa es justo la que se produce ella…de las dos se derivan mas, llamemosle, “sub-variedades”. Empezamos a internarnos en el bosque de niebla, el cual esta mezclado con el propio cafetal, no se ha talado un solo árbol y ella trata siempre de mantener tan pura la naturaleza como sea posible, aun a pesar de que podría sembrar mas cafetos y por ende producir mas, pero al final lo que ella busca en cuanto a cafe se refiere es calidad mas que cantidad. 

Hacemos una pausa para conocer un poco de las hortalizas que se siembran en un pequeño invernadero, desde tomillo, chile jalapeño, hierbabuena, albahaca, menta, etc… el sendero empieza a llamarnos y damos pie a subir un poco entre el bosque. Previo a la subida se realiza un pequeño ritual para solicitar permiso a la tierra de internarnos en la naturaleza sin la intención de hacer daño. Aquí el café es “estrictamente de Altura”, ya que se cultiva a 1325 metros sobre el nivel del mar y que ademas es orgánico, es decir, ningún tipo de agroquímico entra en contacto ni con la tierra ni con los arboles; y la fertilización es a base de composta.
En el camino vamos encontrando pequeños vestigios de ollas que arrastra de repente la lluvia, dejando en claro que en algún momento esa área fue ocupada por los Mexicas, sin embargo nada de ello se saca del bosque, ahí pertenecen y ahí permanecen. Tania nos cuenta la historia del café y como fue que llegó a America y a México, teniendo su introducción obviamente por el puerto de Veracruz hace mas de 200 años.
Estar en contacto con la naturaleza, en medio del bosque, respirando aire puro en una sensación de paz y tranquilidad, con sonidos y el canto de los pájaros es maravilloso, incluso dice que ha visto Tucanes paseándose por la finca.
Después de la caminata viene la cata… una apertura de los sentidos, principalmente el del gusto y el olfato para saborear un gran café; en la mesa están 4 vasitos que representan los diferentes sabores (dulce, salado, acido y amargo) y de los cuales la “papilas gustativas” detectan en un lugar especifico de la lengua. Una vez ensayado el gusto se procede a servir el agua caliente en una taza donde previamente tiene una cucharada (aprox) de cafe; el agua debe estar a punto de ebullición y el cafe se debe tomar bien caliente, a unos 70º C; así que sirve el agua y se forma una capa espumosa hasta arriba, la cual quitamos con una cuchara.
Descubrimos el plato para hacer el maridaje y ahí estaban una galleta, dátiles, higo, almendra y chocolate…la forma correcto de la cata es haciendo un veloz “sorbo” al café, aunque el manual de carreño diría que eso es de mala educación. La primera en degustar fue la galleta al mismo tiempo que el café, y así le siguieron cada uno; con todos se siente un sabor diferente, desde lo mas dulce, floral, maderable entre otros.
Al final del recorrido se puede comprar cafe recién molido orgánico, el cual es producido en la finca y comercializado bajo la marca de Don Silvano.
El mejor sabor de boca que me deja es querer regresar y poder hacer el que incluye temazcal o cena a la luz de las velas. De verdad que esta super recomendable conocerle y hacerlo, se aprenden muchas cosas que normalmente no sabemos y nos hace corregir errores que comúnmente cometemos, tanto a la hora de escoger o comprar un café, incluso a la hora de tomarlo y prepararlo.

“El Café debe ser Negro como la Noche, 
Caliente como el Infierno, 
Puro como un Angel,
y Fuerte como el Amor”.
 
– Charles-Maurice de Talleyrand-Périgord –
 
 

 

Mochilero Soy.
Share.

About Author

Travel Blogger • Relatos, consejos y experiencias al viajar • Viajo con mochila • Taquero de corazón y amante de los Chocolates • La vuelta al mundo: muy cerca!

Leave A Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.