Viajes de intercambio estudiantil, otra manera de viajar.

0
Hoy se cumplen exactamente 10 años de aquel viaje de intercambio; un día como hoy me encontraba haciendo maleta y mochila porque me había ganado una beca, la grandiosa oportunidad de viajar a Canada, a Toronto, específicamente. Un viaje, como muchos, con un propósito principal: aprender y mejorar el idioma; sin embargo, con el pasar de lo días me di cuenta que se le iban sumando situaciones adicionales que no contemplaba, como ver mi propio país desde otra perspectiva, conocer otra cultura, otro estilo de vida, con otras costumbres, hacer un curso-diplomado sobre sociedades cooperativas agrarias, entre otras cosas.
“No hay mejor manera de invertir en uno mismo que viajando. Nunca importa la edad y nunca es tarde para hacerlo, todos los viajes cambian la vida de las personas, y la forma de verla”.

Becas de estudio.-

Aquella solicitud había tenido su dosis de suerte para obtenerla, y cuando la confirmación de vuelo estaba en mi correo electrónico no había marcha atrás. Con la escuela, el seguro, los vuelos y el hospedaje ya confirmados; junto con mi mochila, que en aquel momento llevaba mas ropa que sueños, estaba listo para lo que sería mi primera experiencia en un verdadero invierno con temperaturas bajo cero.
Tenia mucho desconocimiento e incertidumbre pero mucha emoción de descubrir una ciudad, con un ambiente juvenil, con muchos otros viajeros, con mas estudiantes de intercambio y con conocer lo cosmopolita que es la ciudad de Toronto.
Cuando llegué a la casa en la que iba a pasar aquellos 5 meses me encontré con que compartiría hogar con más de 15 personas, de muchas y variadas nacionalidades, como Turquía, Francia, Arabia, Suiza, Korea, China, Japon, Brasil, Argentina, Venezuela y México. Yo estudié en el ESC, y tenía amigos de casa que estudiaban en diferentes escuelas, entre ellas la de EF (Education First), de la cual no tenía mucho conocimiento en aquella ocasión, pero que a la fecha sé que es una buena opción de calidad para hacer intercambio estudiantil, ajustado al presupuesto y con muchas opciones de estancia en muchos mas países del mundo por periodos cortos o largos en tiempo.
De haber conocido EF para mi intercambio cultural, ahora que he investigado sobre los programas de estudio… seguro lo hubiera elegido. 

Viaje de intercambio.-

Hoy me encuentro con que hay viajes de intercambio para estudiantes desde primaria hasta ejecutivos y trabajadores “godinez”. Vaya que se ha diversificado el tema. Mi experiencia fue tan grandiosa que la recuerdo como si hubiera regresado a casa ayer. Fue memorable no solamente por la parte educativa, sino por la cultural, el aprender de otros lugares de primera mano de su habitantes, con amigos de Arabia Saudita o Turquía, platicando lo maravilloso de sus países y dándome cuenta de lo diferente a como lo pintan los medios.
Si mi experiencia puede servir de referencia, elegir Canada en esa temporada invernal para mi fue lo mejor, y me di cuenta de ello cuando vi que llegaba la primavera y el verano y empezaban a llegar mas latinos. Si como finalidad se lleva aprender bien ingles y/o mejorarlo, no hay mejor temporada que el frío. Hay menos hispanohablantes en la ciudad y eso beneficia en un aprendizaje mas rápido, una practica mas cotidiana. Hay que pensar que la escuela es sólo un par de horas, pero el resto del tiempo que uno pasa en la ciudad o en la casa donde uno vive ayuda mucho mas para poner en practica los conocimientos gramaticales.

Shock cultural.-

Aunque puede no ser tan extremo (hablando de Canada), el hecho de vivir en otro país diferente al que nacimos y darse cuenta que las costumbres no son las mismas a las que estamos acostumbrados lo hace muy interesante. El adaptarse a todos los días levantarse mas temprano para mover la nieve, a preparar el abrigo, a tener tardes de lectura en casa o en bibliotecas porque el clima no permite andar por la calle; esperar el tren o el bus en un sitio en especifico, a cruzar las calles por las esquinas esperando el turno del semáforo. Disfrutar del café platicando entre amigos de nacionalidades diferentes; o conocer un nuevo compañero de una nueva nacionalidad cada semana. Despedirse de los amigos y dar bienvenida a nuevos.
Aprender al mismo tiempo que conocer y viajar es algo que debería estar en los planes de cualquier persona. Si mañana tuviera la misma oportunidad de ir por una temporada a vivir a otro país, lo haría sin pensarlo. Si pudiera recomendarles vivir esa experiencia… les diría HAGANLO YA. Me tocaron algunos compañeros de Brasil que “dejaron a su familia” ese mes de vacaciones que tenían para vivir la experiencia de inglés en Canada.
Share.

About Author

MochileroSoy

Travel Blogger • Relatos, consejos y experiencias al viajar • Viajo con mochila • Taquero de corazón y amante de los Chocolates • La vuelta al mundo: muy cerca!

Leave A Reply