Vancouver, caminando la ciudad sostenible con futuro verde.

0

Vancouver.-

Este viaje comenzó sin tener muy en mente a Vancouver, sin definir un plan e itinerario con horarios y actividades para la ciudad, que en realidad, raras veces combino con eso. En 2015 pisé el aeropuerto como escala para volar a Penticton y me quedó cierto sabor de boca, porque de pronto una escala sirve como oportunidad para escapar a la ciudad y tener una rápida impresión para volver después. En fin, no se pudo y volé rápidamente al siguiente destino.
Esta ocasión, también fue una escala, no tan breve, pero breve al fin. Tres días para Vancouver y sentir el calor de la ciudad.

Para ir del aeropuerto al centro de la ciudad de Vancouver hay varias opciones; el autobús tarda unos 40 minutos y cuesta $3.75 dlls*, los taxis cobran alrededor de los $25-$30 dlls*, y el Sky train que va directo al centro en 25 minutos por $9 dlls* o un “shuttle” que este previamente pagado por transportación a hotel o por tour.

Sentir el frio del centro de la ciudad de Vancouver a las 10 de la mañana me hizo pensar de inmediato en visitar la cafetería mas famosa de Canada, un Tim Hortons y disfrutar de un desayuno veloz y una café caliente mientras estaba lista mi habitación. La ubicación del Century Plaza Hotel & Spa es grandiosa, en el corazón de la ciudad. Caminando hasta el Canada Place y/o Stanley Park no lleva mas allá de 10 minutos caminando.

Ciudad Verde.-

Desde el año 2009, Vancouver lanzó un proyecto llamado “Vancouver 2020 a bright green future” o Vancouver 2020, un futuro verde y brillante. Creado con el firme propósito de ser una cuidad sostenible, y que pretende como finalidad ser la ciudad mas verde del planeta con una estrategia en la que intervienen residentes, empresas, organizaciones y gobierno. Reducción en el consumo de agua y combustible entre las mas trascendentales del proyecto. Lo “de moda” en la ciudad de Vancouver es NO tener un vehículo propio y caminar mas, usar mas bicicleta o usar el “carpooling” o “carshare”, el cual trata básicamente de lo siguiente:
Carshare o auto compartido me lo han explicado como si fuera un uber manejado por uno mismo, donde existe una aplicación para saber donde hay un auto disponible para trasladarse de un lugar a otro. Se puede dejar estacionado de forma gratuita en la calle en los barrios residenciales aceptados. O sea, yo reservo un auto, me lleva de un punto A a un punto B, cierro el viaje en mi aplicación, y dejo el auto estacionado disponible para algún otro usuario.
Carpooling, también es un auto compartido, pero ésta modalidad sería con varios pasajeros. Es ideal para personas con destinos y horarios similares, o quienes van al mismo edificio de trabajo. Tienen prioridad de cajón de estacionamiento en lugares establecidos.

Son pequeñas e inovadoras acciones que están generando un cambio en el uso del transporte publico, un cambio ambiental, un cambio en la conservación del planeta…que ya de por si, gran parte de la población de Vancouver tiene esa cultura.

Caminando la ciudad.-

Fue una gran caminata por las calles y vecindarios del centro de Vancouver. Me fui hasta el Parque Stanley (Stanley Park) para sentir y oler la vegetación a velocidad de “disfruta las vistas”, volví hasta el Canada place y me enrolé con Gastown, un vecindario (el mas antiguo de la ciudad) con un reloj muy peculiar, pues funciona a base de vapor. Cada calle es una postal, es una mezcla entre antiguas construcciones con la modernidad de lo actual. Sin duda, un barrio para caminar lento con la vista orientada hacia el frente y hacia arriba. Ahi, vecino de Gastown se encuentra el Chinatown, y el caminar lo deja muy en claro; apenas un par de calles y todo es diferente entre lámparas, edificios, centro comercial, negocios y letreros; es el barrio chino más grande de Canada. Ahí también se presume el edificio más angosto del mundo. Camino un poco mas hasta llegar a Yaletown, algo mas moderno que los anteriores, lleno de edificios y oficinas.
Fue así el día mas caminado en Vancouver, el mas fotografiado, el mas disfrutado, todo con los que 15.6 kms contabilizó mi teléfono.

Es que Vancouver tiene tanto para decir, presumir y aplaudir que necesitaríamos 30 días para asimilar mas la grandeza y bondad de su gente. Certificar que lo que la gente quiere (y disfruta) es ser feliz mas que tener una casa llena de lujos y 6 autos en el “garage“.

Muy afortunado de los días lindos y soleados en Vancouver (aunque nevada), dado que es una ciudad mas acostumbrada a las lluvias.

Share.

About Author

MochileroSoy

Travel Blogger • Relatos, consejos y experiencias al viajar • Viajo con mochila • Taquero de corazón y amante de los Chocolates • La vuelta al mundo: muy cerca!

Leave A Reply