Por Tren de Montreal a Quebec con Via Rail.

4
En el ultimo día en Montreal, y aunque había muy poco tiempo, siempre pienso en aprovechar hasta el ultimo segundo para disfrutar la ciudad, pueblo o lo que sea pues no se cuanto tiempo va a tener que pasar para volver a estar de vuelta.ViaRail

Así que una vueltita por la ciudad subterránea me parecía buena idea; y lo bueno fue tener poco tiempo porque hay cuatro cuadras (4 blocks) de tiendas departamentales y eso siempre es peligroso. Luego de el paseito, volvíamos al Hotel a tomar las mochilas para ir a la estación de tren. Tenía un vale de cortesía para ir en taxi (el cual abordamos), pero después me di cuenta que bien se podia ir caminando porque en realidad estaba muy cerca.

Ya en la estación de tren (con una hora de anticipación) había que buscar la puerta de entrada. Tuve poco tiempo de examinarla, no se si es muy pequeña o solo pude observar una parte, pero si es amplia y muy acogedora. Unas botanas y refrigerios para el camino y listo para hacer la fila, no muy larga, pero al fin fila…y como tener entre los compañeros de viaje a un mochilerito tiene sus ventajas, ahi estábamos hasta el principio de la fila.

Train Station ViaRail2Ordenadamente abordó primera clase (correcto, ahi no íbamos!) y ya luego clase turista. Habían hecho una extraña modificación, no entendí por que, pero no había lugares fijos aun a pesar de que los asientos son numerados. Extrañamente me sentí en algún avión de vivaaerobus, vueling o ryanair donde uno elige el asiento que mejor le parezca, o en su defecto, el que encuentres.
Eso si, antes de sentarse hay que dejar debidamente acomodadas las maletas y mochilas casi al inicio del vagón.
Instalados en los asientos confortables del Via Rail, habíamosViaRail2 elegido asientos separados, pues los encontrados tenia un mensaje de “reservados”; así que me había tocado compartir asiento con una señora, que a la postre era latina, Peruana de nacimiento y residente en Quebec (a donde nos dirigíamos). Con el gusto de encontrarse a un latino nos pusimos a platicar mientras se terminaban de acomodar los demás pasajeros. Al poco tiempo ya sabía que su hijo vivía en Montreal, y que ella había ido a visitarlos en el feriado canadiense, y que él estaba casado con una mexicana, que iba también hasta Quebec, que ella se bajaba en una estación antes de la terminal, entre otras cosas. Justo cuando estábamos entrados en conversación me llama el encargado de revision de boletos -ya había arrancado el tren-, me empieza a explicar que en caso de accidente como debía abrir y romper alguna ventana, como abrir la primera puerta del vago y luego la que ya da la salida al exterior, las palancas que había que accionar, etc, etc. y me quedé pensando “vaya responsabilidad que me ha echado a la espalda este hombre”, estoy casi seguro que no pasará nada pues viajar en tren es muy seguro, peeero, y si si pasa algo?, en fin, volví a mi lugar no sin antes preguntarle si los asientos encontrados podían ser ocupados o seguían reservados y con sonrisa en el rostro me respondió que podia sentarme sin problema.
Me despedí un momento de mi amiga Peruana y nos cambiamos de asiento.Ahí con mas espacio, me acomodé para escribir un rato y compartir algunas fotos aprovechando el Wi-Fi GRATIS a bordo. Luego de 30 minutos en el tren, no se si el movimiento, no se si la emoción, no se porque razón pero ya tenia hambre, así que unos bocadillos para aguantar hasta la llegada a Quebec.
Un viaje con unas tres horas y media de duración aproximadamente, y de pronto si uno observa con curiosidad a las personas se puede dar cuenta de todas las historias de viaje diferentes que van en un mismo vagón.VIA RAIL1. Una chica, sola, dormida con su bolso a un lado sin mas preocupación. Al poco tiempo, noto que se despierta y se levanta al baño, deja ahi su iPhone, su bolsa abierta, sus pertenencias y no pasa nada.
2. Un niño -de unos 3 años aproximadamente- venia caminando desde el fondo del vagón y empieza a hacer conversación con 2 niñas -de unos 14 años- en Francés, por supuesto. Termina siendo un ejemplo de galanura, pues luego de 15 minutos de platica sin mas ni mas se las lleva hasta su asiento (para jugar y dibujar).
3. Otro niño -10 años aprox- no paraba de moverse, incomodo, se levantaba, se sentaba, iba al baño, jugaba con su iPad, lo guardaba, volvía a sacarlo.
En fin, luego de varias paradas en terminales donde desciende y ascienden pasajeros hace un stop en medio de la nada, como una oportunidad de ver el horizonte y el paisaje (totalmente blanco por la nieve) y disfrutarlo.
Pasamos pequeños pueblitos, como se ve en las películas con casas repletas de nieve, con autos llenos de nieve, con solo la entrada al “garage” libre de nieve.ViaRail3 A punto de llegar, a lo lejos, se empieza a ver una gran ciudad… era Quebec. TRain StationPenultima parada y mi amiga la peruana se despide amablemente y nos desea una feliz estancia en la ciudad: “que la disfruten mucho” asegura. Casi con el vagón vacío se dispone a llegar hasta el terminal, el fin del recorrido en Gare Du Palais.
Es una bonita terminal por dentro y espectacular por fuera, así nos recibe la ciudad de Quebec, con el sol a punto de ocultarse, si viento ni precipitaciones de nieve, pero si con -5º de temperatura. Abordamos un taxi y en menos de 10 minutos ya estaba a los pies del Hotel Le Priori, el que sería nuestra casa por los últimos 3 días en la region de Quebec y en Canada.
* El costo del boleto Montreal – Quebec (Gare du Palais Station) = CAN$ 86 adult0 / CAN$49 niño 2-11.
MochileroSoy
Share.

About Author

MochileroSoy

Travel Blogger • Relatos, consejos y experiencias al viajar • Viajo con mochila • Taquero de corazón y amante de los Chocolates • La vuelta al mundo: muy cerca!

4 comentarios

  1. Pingback: Hospedarse en Le Priori en el viejo Quebec

  2. Pingback: Como moverse en la ciudad de Toronto. - MochileroSoy.com

  3. Hola, estoy planeando ir a Canadá y dentro de las ciudades que quiero conocer están Montreal y Quebec, ¿si recomiendas ese traslado en tren? ¿o es mejor tomar un Megabus?

    ¡saludos!

Leave A Reply