Primeras impresiones de Quebec.

2
Llegar a Quebec desde Montreal en tren ya lleva mucha ventaja…porque te tranEstacion de Tren Quebecsporta automáticamente a otra época, cuando el uso del tren era más frecuente y común que el avión.
Una estación chiquita y bonita; la fachada, de hecho guarda arquitectura antigua y por fuera parece un castillo, como solían hacer construcciones en el pasado.
La estación, The Gare du Palais, y que tiene a sus espaldas casi justo donde se cruzan el Rio San Carlos y el Rio San Lorenzo queda realmente muy cerca del viejo Quebec, incluso pudimos haber llegado caminando, pero preferimos abordar un taxi para llegar más rápido y reconocer un poco la ciudad.
Todas el mundo lo primero que hacen es saludar amablemente (bonjour) y al responderles en inglés cambian el saludo al mismo idioma, incluso si te escuchan hablar español, seguramente un par de palabras con gran amabilidad te dirán también en español. Muy, muy cerca (no más de 10 minutos) estaba el hotel donde Hotel Le Prioriya teníamos una reservación… Hotel Le Priori.
En el hotel ya nos esperaban y apenas al llegar y hacer check-in ya me sentía conquistado por la atención y gentileza.
Luego de dejar la mochila salimos para reconocer un poco el área, pues ya estaba cayendo el atardecer y llegando la noche. No hace falta preguntar…el Castillo de Frontenac de Quebec (Le Château Frontenac) se puede observar casi desde cualquier punto de la ciudad. Para llegar desde el hotel hay que caminarse una buena subida… aunque siempre está la opción del funicular, en el cual hay que pagar CAN$2.25 por viaje por persona; ese se aborda desde la calle Petit Champlainuna peatonal muy bonita llena de tiendas y galerías de artes para llevarse un bonito recuerdo de Quebec.
Le-Château-Frontenac-921x516
La calles limpias y libres de basura…no así de nieve y hielo descongelándose lleno de tierra que la hace ver como una nieve sucia. El único inconveniente al llegar… justo en un sitio donde hay un maravilloso mural pintado en una gran pared hay un gran cesto/depósito de basura que echa a perder cualquier fotografía, uno tiene que cortar el mural para que la foto no se “ensucie” o fotografiar todo el mural y que se vea el gran bote de basura. Ésto, dicen, se debe a la restauración del propio edificio vecino… todo sea para mejorar.
Un par de fotografías al castillo y había que volver al hotel para una maravillosa cena que estaría esperándonos.
Así, sólo bastaron cinco horas para poder decir: Je t’aime Quebec.
               Castillo de Frontenac Mochilero en Quebec Petir ChamplainMochileros en Quebec
Share.

About Author

MochileroSoy

Travel Blogger • Relatos, consejos y experiencias al viajar • Viajo con mochila • Taquero de corazón y amante de los Chocolates • La vuelta al mundo: muy cerca!

2 comentarios

  1. Pingback: Donde comer algo típico en Quebec

  2. Pingback: Lo que AMO de México... | MochileroSoy.com

Leave A Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.