Impresiones de Colombia en Bogota.

3
Era un aburrido Lunes de oficina para muchos y yo me encontraba viajando; después de un vuelo de 4 hrs llegaba a la ciudad de Bogota, Colombia; en el paso por migración la única pregunta que me hizo fue ¿de turismo o de negocios? con tremenda mochila a los hombros la respuesta fue: turismo, por no decir “de aventura”
*Aunque se supone hay que llevar comprobada la salida del país, a mi no me pidieron mostrar ningún documento.


Pasaporte sellado con entrada y momento de reencontrarme con mi mochila a ver si no había sido muy maltratada, por suerte llegó rápido y sin gran seña de maltrato. Dentro del mismo aeropuerto y antes de pasar la aduana se puede hacer cambio de moneda, aunque al final me di cuenta que afuera se pagaba mejor, por pesitos pero a mejor precio; ahí también note que al momento del cambio a las personas vecinas de ventanilla les hacían algunas preguntas como profesión, donde te vas a hospedar, a donde piensas ir, cuanto más traes de dinero, etc… a mi nada, solo me cambiaron mis dolares, pidieron mi pasaporte y listo.
Faltaba un punto mas, el de aduana, ahí seguridad acompañados de perros son quienes hacen una ultima revisión; pasa nuevamente la mochila por los rayos X y ahora si, se asomaba ya el cielo de Bogota. Lo primero en hacer, conseguir una sim-card para mi celular y poder tener telefonía y servicio de datos… el costo: $15,000 COP sin tiempo aire incluido, así que decidí no comprarlo.

Temperatura agradable de 20º C para los 2,600 metros sobre el nivel del mar en donde esta ubicada la capital colombiana, cuenta con casi 8 millones de habitantes y eso se nota desde la llegada porque el flujo de gente en el aeropuerto es bastante alto.

Momento de ir hasta el Hotel, ubicado en el centro histórico de Bogota. La opción Taxi por unos $25,000 pesos colombianos o abordar el Transmilenio; para ello había que tomar el transporte (gratuito) desde el aeropuerto hasta la estación (o portal) del Transmilenio (como el metrobus en la ciudad de Mexico); este recorrido son unos 20 minutos máximo. Ahí hay que pagar una tarjeta para abordarlos que cuesta $3,000 COP sin saldo y después cargarle crédito, la srita me dijo que con $1,700 era suficiente para llegar. No había mucha gente abordando, así que fue fácil ocupar un lugar cómodo para mi y mis mochilas. Después de 45 minutos de recorrido llegué hasta la estación destino: Universidades, aunque debía llegar a la estación Aguas que previamente mi amiga Viviana de @Colombianaviva me había indicado y caminar desde ahí hasta Casa Galería

Ahora bien, ya caminando se me venía encima un viacrusis para llegar hasta el Hotel Casa Galería, y esto fue porque mas allá del popular dicho de “preguntando se llega a Roma”, yo por mas que preguntaba nadie me decía concretamente y me ayudaba a llegar a la dirección que buscaba pues todos se limitaban a decir, “siga caminando que de pronto allá adelante le indican mejor la dirección”; y después de un par de días en el centro, me resultaba incomprensible pensar que algo tan representativo como es el “Chorro de Quevedo” nadie lo reconocía ni me podían indicar como llegar hasta ahí… en fin, después de 15 minutos caminando y ya muy cerca de mi destino alguien un poco mas amable (descartar 100% preguntar a los Policías) me dice por fin santo y seña para llegar, y era porque en realidad ya solo estaba a 3 cuadras.

En general la gente es amable, aunque no tanto como esperaba, los policías no lo son para nada, pues si se notan malencarados y poco amigables; seguramente pretendiendo hacer su trabajo lo mejor posible sin entablar conversación con nadie. Después me di cuenta que en el corazón de la Candelaria (centro histórico) existe la Policía Turística y ellos si son mas amables.

Al llegar a mi Hotel, el Casa Galería me recibieron muy gratamente; agua cortesía de la casa para re-hidratarme, seguro me habrán notado cansado después de las 15 calles que caminé. A los pocos minutos, un canelazo, esa bebida caliente a base de agua de panela, canela y aguardiente… y como al lugar al que fueres haz lo que vieres me la bebí completita.

Ya ubicado en mi habitación, ahora si era momento de caminar y reconocer un poco de lo cercano al Hotel en la Candelaria, al fin y al cabo iba a pasar mas de un par de días y debía relacionarme con algunas calles…










Mochilero Soy.
Share.

About Author

MochileroSoy

Travel Blogger • Relatos, consejos y experiencias al viajar • Viajo con mochila • Taquero de corazón y amante de los Chocolates • La vuelta al mundo: muy cerca!

3 comentarios

  1. Pingback: Mi Hospedaje en Bogota... Hotel Casa Galeria

  2. Hola, me gustan tus relatos de viaje, Bogotá es famosa precisamente porque su gente no soy tan amables, incluso son algo mala gente, si quieres conocer gente amable, alegre, etc. ese es el peor lugar para hacerlo. Si te vas a a la costa, ciudades como Barranquilla, Santa Marta o al centro de país a Medellín, ahi sí podrás ver la calidad de personas de que hay en Colombia.

    • MochileroSoy

      Si, caray… fue una pena no haber podido ir a la Costa, y mira que tengo demasiadas ganas! Te aseguro que voy a regresar y será solo a esa parte de la que he leído mucho y de la que no dudo me encantará.
      Un fuerte abrazo y muchos saludos! :)

Leave A Reply