Un Paseo por Oaxaca

0

Si cuando escuchas que alguien va a Oaxaca lo primero que se viene a la mente son Tlayudas, eres de las(os) míos; aunque a eso hay que sumarle, tamales, mole rojo, amarillo, verde, coloradito, tasajo, garnachas y un platillo muy particular, como lo son los chapulines, unos grillos colorados servidos como botana del cual se dice que el que los prueba en Oaxaca algún día ha de volver para comerlos nuevamente. 


Caminar por el andador Alcalá es un manjar de vista, olfato y sabor; ahí mismo te puedes encontrar algunas galerías de arte o museos como el MACO, Museo de Arte Contemporáneo de Oaxaca, el Museo de Arte prehispánico Rufino Tamayo, casi pegado al Museo de Filatelia o calles más abajo y en dirección a la Catedral está la “Biblioteca Juvenil”, y a un lado el Museo Textil de Oaxaca (MTO) de la fundación Harp Helu; y recordar que los Domingos: la entrada es ¡gratuita!

Degustar una tradicional nieve en el zócalo de la capital es tan popular como comer una “jicaleta” (paleta de jícama), una cerveza para el calor, así como la principal y más representativa bebida de Oaxaca: el Mezcal, ese que no se le niega a nadie.

Si comer rico y típico se trata, al mercado 20 de Noviembre es al que debes ir, y como hay muchísimos puestos y sitios de comida, lo mejor que se puede hacer es probar una cosita en uno, pagar; probar otra cosita en otro, pagar; y así hasta que el que el cuerpo aguante o se te acabe el dinero, lo que aplique primero. Para el típico recuerdito, la blusa tejida, el sombrero, etc. a un lado de éste, encontrarás el mercado de artesanías.

No basta decir que cada calle, espacio y rincón del centro histórico es un verdadero deleite a la vista, así que lo ideal es perderse. 

Vi al menos dos opciones de recorridos por la ciudad en “Tranvia” con detallada información y narración de los principales edificios y que por su historia y conservación son atractivos turísticos.

Tips:

*Si caminas por el centro histórico, la buena señalización en sus calles te hará llegar y conocer al menos 5 templos ubicados en sus alrededores.
*Para comer, casi cualquier restaurante es recomendable, su única variación podrían ser sus precios, el sabor es único para cada uno y delicioso.
*Artesanías y bellos vestidos tejidos a mano te encuentras por doquier, quizá te sorprendas como yo al ver un vestido de ¡$18,000 pesos!
*Si pudiera recomendarte alguno, ve a Los Danzantes ($$$) Casa Mayordomo ($$) o La Campagnola Ristorante ($$)



Mochilero Soy.
Share.

About Author

MochileroSoy

Travel Blogger • Relatos, consejos y experiencias al viajar • Viajo con mochila • Taquero de corazón y amante de los Chocolates • La vuelta al mundo: muy cerca!

Leave A Reply