Las modas de Oaxaca: Bodas!

2

Les voy a platicar otro poco y algo distinto que me tocó ver en mí reciente visita a la ciudad de  Oaxaca, ya que por casualidad me han tocado ver llegar a dos guapas novias a dos de los Templos más representativos de Oaxaca, enclavados en el corazón de la ciudad. 


Un resplandeciente y soleado Sábado paseando por el andador Alcalá, ese que te lleva desde el ex convento de Sto. Domingo de Guzman hasta la Catedral me encontré con dos enlaces matrimoniales, uno en el recién citado y otro en el templo Sangre de Cristo, como casi no soy curioso (ajá sí!) no dudé en acercarme para admirar lo que para muchas y muchos debe ser algo ¡INOLVIDABLE! casarse en ese majestuoso Templo.

La tradición oaxaqueña señala que salga una calenda desde donde se hospedan los novios anunciando que la celebración está empezando, caracterizado por desfiles de marmotas (conocida como “mojiganga” en otros sitios) figuras gigantes echas de papel y vestidas que representan a los novios y acompañados de una banda musical. A la salida de la ceremonia religiosa también los espera la calenda para ponerle ambiente a los esposos, bailan, se toman la foto familiar, de intercambian parejas, suena y suena la banda con tambora y eso provoca moverse y bailar al ritmo de la música.

Fuentes de Oaxaca me platican que para que tu ceremonia religiosa sea oficiada en este Templo, debes de apartar y tener tu fecha por lo menos ¡12 meses antes!

Afortunadas aquellas que si bien ya sueñan con vestir de blanco y que su boda sea inolvidable, tener ahora como marco tanto la propia ciudad y centro histórico de Oaxaca, así como el citado protagonista de este post, insisto, debe ser algo muy difícil de olvidar.

En la historia del ex Convento Santo Domingo de Guzmán dice que es una construcción de arquitectura barroca novohispana y que su construcción duró unos 115 años, desde que se cedió a los dominicos el terreno, en 1551 para el proyecto de creación de un Convento hasta que se terminó, en 1666.

El Templo de Santo Domingo es un ícono de la ciudad de Oaxaca, escenario de sucesos importantes en la historia de México; convertido alguna vez en bodega militar, en establo; en 1979 recibió la distinguida visita del Papa Juan Pablo II y luego fue declarado junto al Centro Histórico de Oaxaca: Patrimonio Cultural de la Humanidad.

Concluyo expresando mi alegría por viajar y por esos momentos que te sorprenden, por los que te dejan sin aliento, por ver la sonrisa de ese desconocido viajero que te encuentras por la calle asombrado por las mismas cosas que te asombran, por la fortuna de estar de visita en un lugar que no hace más que provocarte querer regresar lo más pronto posible. 

Mochilero Soy.
Share.

About Author

MochileroSoy

Travel Blogger • Relatos, consejos y experiencias al viajar • Viajo con mochila • Taquero de corazón y amante de los Chocolates • La vuelta al mundo: muy cerca!

2 comentarios

  1. Y eso que no fuiste a una boda de pueblo, literalmente hasta con el ropero bailan y la comida abunda. Es una tradición que estas bodas de Oaxaca en los valles centrales que si no te acabas la comida te la llevas en bolsita, además claro de que el mezcal ronda por todos lados.

Leave A Reply